UN SELLO EXCLUSIVO

Vacheron Constantin, el representante más fiel del Sello de Ginebra desde 1901

head-img-sceau

El Sello de Ginebra es un exclusivo sello que garantiza el respeto de las tradiciones y la fabricación ginebrina. Vacheron Constantin obtuvo su primera certificación en 1901 y es una de las pocas manufacturas comprometida con la excelencia del sello desde poco tiempo después de su creación.

 

Desde entonces, Vacheron Constantin forma a sus relojeros para que aprendan los oficios de la Alta Relojería basándose en los estrictos criterios del Sello de Ginebra. A través de este enfoque, se ha logrado perpetuar los saber hacer tradicionales, a la vez que desarrollar las herramientas de producción. El resultado son piezas de estética refinada y mecanismos irreprochables.

 

Desde el departamento de I+D hasta el taller de reglaje, pasando por la terminación de los componentes, estos trabajos artesanales fundados sobre una sólida base técnica, convierten a la manufactura Vacheron Constantin, desde hace más de un siglo, en el más fiel representante del Sello de Ginebra.

 

El respeto de estos estrictos criterios de calidad, hacen que la manufactura controle perfectamente el reloj en su conjunto -desde el diseño del movimiento (simple o con complicaciones) hasta la venta y la distribución

 

Ventajas exclusivas para el cliente
Numerosas ventajas certificadas por un organismo neutro e independiente

GARANTÍA DE ORIGEN

El Sello de Ginebra garantiza al cliente que el reloj ha sido ensamblado, ajustado y encajado en Ginebra y que siempre será manipulado por relojeros conocedores de los procesos técnicos y estéticos ginebrinos, legado de una tradición secular.

GARANTÍA DE DURABILIDAD

Los estrictos criterios para la realización y terminación de cada uno de los componentes garantizan la funcionalidad y la fiabilidad a largo plazo.

GARANTÍA DE PRECISIÓN

Las pruebas de marcha se realizan en todos los relojes, incluyendo el control de ajuste en condiciones que reproducen el uso, garantizando la precisión de los relojes durante el uso diario.

GARANTÍA DE SABER HACER Y FABRICACIÓN

El Sello de Ginebra garantiza la calidad insuperable de los componentes, tanto en la fabricación, como en los acabados y el ensamblado. Significa que la marca puede producir y reparar relojes conforme a los principios de la Alta Relojería tradicional. Asimismo, garantiza que las características que espera encontrar el cliente en la cabeza de reloj han sido controladas por la marca y verificadas frecuentemente por un organismo neutro y oficial.