Vacheron Constantin - Hacerlo mejor si es posible… es siempre posible - Header

Hacerlo mejor si es posible… es siempre posible

Estas palabras que François Constantin escribió el 5 de julio de 1819 son hoy en día emblemáticas y reflejan perfectamente el espíritu de Vacheron Constantin. A lo largo de los siglos, y mezclando hábilmente tradición e innovación, la Casa ha desarrollado los medios técnicos, estéticos, artísticos y humanos para dar forma a su visión del paso del tiempo. Ya sea a partir de la conquista del cielo o siguiendo los pasos de los grandes exploradores, la Casa supera el desafío gracias a la pasión por el trabajo bien hecho y a la mano del hombre…

Oficios artesanales
Descubrir
LES
CABINOTIERS
Descubrir
Punzón de Ginebra
Descubrir
260 años de historia
Descubrir

Excelencia ininterrumpida desde hace 260 años

Vacheron Constantin, que fue fundada en 1755, es la manufactura relojera más antigua del mundo que no ha cesado de crear, realzar o reinventarse desde hace más de 260 años. Las creaciones de la Casa, herederas de un patrimonio basado en la transmisión de excelencia relojera y en la búsqueda estilística de generaciones de maestros artesanos, encarnan los exigentes valores característicos de la Alta Relojería. Una impronta técnica y una estética inimitable. 

Nuestra historia

El cambio como símbolo de continuidad

Todo ha sido pensado y diseñado, desde el Vallée de Joux hasta la Manufactura ginebrina de Plan-les-Ouates, teniendo en cuenta un estilo que Vacheron Constantin aprecia particularmente: la armonía. La promoción de la creación, la fluidez y el intercambio interpersonal, es la ambición de la Casa. Una dinámica que refleja a la perfección la identidad de la Manufactura y se inspira diariamente en esta aventura humana. Audacia y atemporalidad son las palabras clave de una historia que aún no se ha escrito.

  • Vacheron Constantin - Hacerlo mejor si es posible… es siempre posible - La excelencia hasta en el más mínimo detalle

    La excelencia hasta en el más mínimo detalle

    Se perpetúa en la Manufactura, en donde la mano del hombre se suma a la tradición y la innovación convirtiendo cada pieza en una creación única.

    El Punzón de Ginebra

Un código estético elevado a rango de arte

Sin compromisos, ni derecho a cometer errores, pero con mucha humildad. El dominio y la pureza de las técnicas perpetúan el saber hacer que se transmite en la Manufactura, del Maestro relojero al aprendiz. Día a día, la experiencia de nuestros artesanos se transmite como una reliquia. Cada reloj ofrece una visión de excepción y de pasión, puesto que la calidad del trabajo de cada uno influye en la del otro.

Los oficios artesanales

Encarnación de los sueños más descabellados

En Ginebra, los grandes relojeros Cabinotiers, tranquilos, pacientes y exigentes con ellos mismos, superan desafíos en los que se combinan audacia y exclusividad. Desde siempre, estos artistas relojeros se esfuerzan por crear piezas únicas, movimientos excepcionales o acompañar en la realización de pedidos especiales. El espíritu de innovación y creación se convierte en un elemento esencial a lo largo del proceso para dar forma a creaciones que algunas personas ni siquiera pueden imaginar. Atemporales y exclusivas, como toda obra maestra. 

Les Cabinotiers