Subasta de Christie’s en Nueva York: un resultado excepcional por un reloj Vacheron Constantin de la colección Packard

Junio 2011

Reloj de bolsillo con grandes complicaciones realizado en oro de 20 quilates, con la marca Vacheron Constantin y que perteneció al coleccionista James Ward Packard. Crédito foto: Christie’s

La subasta organizada por Christie’s ha confirmado la capacidad de atracción que ha desarrollado Vacheron Constantin entre los coleccionistas internacionales. En dicha sesión, en la que los pujadores de todo el mundo han demostrado un gran interés, la Casa ginebrina se ha distinguido gracias al reloj de bolsillo del americano James Ward Packard (1863-1928), célebre fabricante de automóviles y gran amante de las piezas de alta relojería. Packard fue uno de los primeros coleccionistas americanos en encargar relojes únicos a la manufactura. Entre las piezas de Vacheron Constantin presentes en la subasta celebrada en Nueva York, este reloj de bolsillo de oro de 20 quilates (lote nº 100) se convirtió en la estrella de la velada, con un precio de 1.800.000 dólares estadounidenses. Se trata de una cifra excepcional para un reloj excepcional: además de las horas, los minutos y los segundos bajo cristal de roca, el reloj comprende una combinación personalizada de complicaciones que incluyen un repetidor de horas, minutos, cuartos y medios cuartos con pequeña y gran alarma, así como un contador cronógrafo de 30 minutos. Las iniciales «JWP» en esmalte azul presentes en la parte trasera fueron realizadas en Ginebra siguiendo el croquis elaborado por James Ward Packard. Este reloj elegante se encuentra en un estado impecable, puesto que durante los últimos 60 años se ha guardado en un cofre en un banco.

Reloj de bolsillo con grandes complicaciones realizado en oro de 20 quilates, con la marca Vacheron Constantin y que perteneció al coleccionista James...

Reloj de bolsillo con grandes complicaciones realizado en oro de 20 quilates, con la marca Vacheron Constantin y que perteneció al coleccionista James Ward Packard. Crédito foto: Christie’s